Respirando agua

Soñé que yo iba donde R. Él estaba utilizando una compu, al lado de él alguien veía un televisor, pero atrás habían muchas piscinas. Yo llegué donde estaba R y me tiré a la piscina que estaba en sus espaldas, y nadaba tranquila y feliz, con ropa, zapatos, bolso.
R me dijo que me diera cuenta que yo podía respirar agua, y así no tenía que salir a cada rato a respirar. Yo asustada lo intenté y vi que respiraba agua, el agua entraba en mis pulmones y yo no me ahogaba, era comodo, igual que el aire. Pero me asusté y seguí respirando aire.
R se reía de mi reacción miedosa. Y yo le dije: yo soy como un delfin, tengo que respirar aire... y entonces, empecé a nadar como delfín. Pero de vez en cuando volvía a constatar que podía respirar el agua.
Fue un sueño muy placentero, muy tranquilo.

2 interpretaciones:

Luisma dijo...

Buenazo el Diario surrealista!

Ya me puse al día con los otros sueños y todo controlado. Ojalá no dejés de publicar tus andanzas por los dominios del Subconsciente, que por lo que conozco siempre han sido harto interesantes. De hecho valdría la pena "rescatar" del pasado más de un episodio onírico que se lo envidia cualquier escritor de ficciones.

Por cierto, elegí dejarte el comentario en este post porque me gustó mucho y además la interacción tuya con R me hizo recordar la forma en que don Juan le hablaba a C. Castaneda en "Una realidad aparte".

Bueno, qué esperás... a soñar!!!

Niebla dijo...

Este sueño me gusta mucho. Ya te había comentado que tiene que ver con un acercamiento muy personal que estás teniendo con la divinidad. La figura que encuentras frente a un computador, es sencillamente una proyección de tu propio intelecto, de esa parte racional a la que se supone "le haces caso" El computador y el TV son símbolos de información. Las piscinas, por el agua que contienen, son símbolos de divinidad. Muchas piscinas = muchas formas diferentes de experimentar la divinidad. La que escoges es la que prefieres en este momento de tu vida. Si recordaras un poco más de detalles sobre la piscina, podríamos aventurarnos a conocer más sobre esa experiencia particular, sin embargo, lo que haces dentro del agua nos da una pista importante. Lanzarte al agua como estás, sin preocuparte de que llevabas el bolso, el celular y la polvera, es un signo de aceptación de uno mismo (excelente!!). Respirar el agua es un signo de aceptación de tu naturaleza divina, que como cuentas, es algo que aun no te crees totalmente, y por eso prefieres volver a respirar aire, es decir, devolver tu realidad divina a la terrena, esto se ve reforzado por el delfín, que es un símbolo de salvación. Esto quiere decir que el tipo de experiencia divina que escogiste para "nadar" es el dios que te salva, el que te lleva a ese más allá que persigues.

Este sueño me encanta.