Don P y doña P

Llego a la casa de P; me reciben la señora P, los papás de ella y algunos invitados. Es una reunión de amigos, una celebración de algo que ignoro. Desde que llegué noto que doña P me mira con ansiedad, como esperando que yo le diga algo, que yo desconozco, que no se me ocurre.
La velada avanza y la ansiedad de doña P deviene en estrés, incomodidad. Va perdiendo alegría, enojándose.
Mi amigo P debía llegar a cierta hora, pero se tarda. Esa tardanza altera más a doña P, que está a punto de estallar en llanto de estrés.
Finalmente P llega y dice que se quedó por ahí y se le hizo tarde. Se va directo al cuarto a cambiarse de ropa. Mientras tanto doña P explota y empieza a llorar, pegar gritos, enojada por la tardanza. Los suegros de P también están enojadísimos, y se cagan en la existencia del pobre P. Yo como su amiga salgo a interceder por él ante todos, yo siento que yo lo tengo que defender. Se forman dos bandos: todos contra él y yo a su favor. Yo siento que todos me miran con rencor, pero insisto en defenderlo, en decir que solo se tardó, que no es para tanto. La suegra de P me va a matar, por haber dicho eso.
Pero doña P me dice: “ese no es el problema, el problema es que estoy embarazada, y él no le ha contado a nadie, ni siquiera a Ud., él no quiere a este bebé”. Su llanto es incontrolable, grita y agarra un gran queque de la celebración y lo despedaza contra una pared.
Yo me desconcierto y me voy al cuarto a hablar con P. Entro al cuarto, él se está cambiando las medias todo feliz, me siento a su lado triste, y le preguntó cuál es fue la verdadera razón de su tardanza.
Despierto.

1 interpretaciones:

Niebla dijo...

Que fuerte.

Aunque los amigos son en los sueños solo expresiones de nuestra propia personalidad. Este es de esos casos en que mi olfato zaguatil me indica que estás haciendo nuevamente las de nostradamus. No es raro en vos y prefiero ver ese enfoque.

El meollo del asunto es el bebé del P, al que supuestamente no quiere y del que no te ha hablado nada. El bebè es un proyecto, algo nuevo, en lo que está trabajando pero que no ha resultado. Pareciera, por las circunstancias, que es un proyecto familiar que es importante y sobre el que se han generado expectativas familiares enormes, incluyendo de su esposa. El cumpleaños puede significar una fecha límite para que el proyecto ya estuviera listo, ya que aunque vos desconocés la naturaleza de la celebración, si existe un queque que al final termina reventado contra una pared (que mejor alegoría a una falta de cumplimiento en un proyecto). La tardanza del P, que se refiere a la razón por la que no cumplió la fecha límite, tiene que ver con que no está seguro de las bases de su proyecto, no está seguro de que lo esté construyendo por las razones correctas, y por eso está cambiándose las medias, para buscar algo de comodidad con una razón que al final no comparte.

El sueño no es positivo y más bien advierte sobre un proyecto que no va bien y en el que no se cree, por lo que debería abortarse o replantearse si fuera posible.