Tengo una vaca lechera...

Este sueño ha sido uno de los más divertidos al despertar.. jajajaja...
Me soñé que yo tenía una vaca. La vaquita era paciente, bien portada, color café con leche... Estaba en el patio de mi casa, pastando...
Mami me dijo que la vaca estorbaba, y que debía llevarla a un lugar más apto. Entonces agarré "la correa" de mi vaca, y salí de la casa caminando con ella. Mientras pensaba a donde llevarla; ella iba sumisa, pasiva, resignada a lo que yo decidiera.
Después de recorrer unas calles, empecé a sentir pena de andar jalando una vaca... además debía hacer algunas compras. Entonces: la eché en mi bolso! No sé como, pero la eché en mi bolso de 15x20cm. Dentro del bolso solo cabía la cabeza, pero en mi mundo, el cuerpo estaba dentro -por ahí-.
Entré en un MasXMenos a comprar algo. Yo sabía que la vaca estaba toda estrujada, entonces a cada rato -en los pasillos del supermercado- me detenía a fijarme si seguía viva. Yo abría el bolso, y veía la gran cabezota respirando fuerte... Tenía miedo de que descubrieran que yo andaba una vaca, la situación era un poco tensa.
Luego de hacer mis compras, la volví a sacar, para que no estuviera incomoda...
Mi vaca -tamaño normal- y yo seguimos recorriendo calles..

5 interpretaciones:

Luisma dijo...

Qué titanada..!

Cagón de risa este post, de lo más entretenido que has puesto.

Parece un cuento/sueño de Cortázar. Buenardo!

Klondike dijo...

Soy una traficante de vacas!!!

klondike dijo...

Mi interpretación es que tengo algo que en mi vida sale sobrando, del tamaño de una vaca -jiji-
Mi intuición me pide que lo saque, pero me cuesta deshacerme "del problema", me he encariñado con él y me parece grande, pero agradable, inocente, tranquilo, inofensivo...
Entonces en lugar de buscarle un lugar, evado eso y lo escondo en mi bolso y trato de hacer mi vida normal.

Niebla dijo...

Pues ahora te va a dar todavía más risa. Las vacas, al igual que las mamás, representan el instinto de autoprotección, de suplir alimento.

Al parecer tienes un conflicto con esa parte que está aflorando y desarrollándose en vos (ya es del tamaño de una vaca) y prefieres guardarla en el bolso cuando estás en el mundo meramente racional (compras, dinero, números).

Pero cada vez sales con ella con más despreocupación, prueba de ello es que recorren calles juntas.

Klondike dijo...

Pobre de mi vaca, tras de que era buena en mi vida, la escondo de la gente, la meto en un incomodo bolso y luego declaro públicamente que era un estorbo grandote.