Emmanuel es Sansón

Estoy en mi casa y envío a mi mamá a la pulpería a comprarme una baraja del Tarot (jijijiji), mami va, mi carro se encuentra afuera. De repente veo que mi carro es empujado cuesta arriba por Emmanuel -que luce más pequeño aún, casi de un año-
Salgo corriendo desesperada porque siento que el carro se le va a devolver y lo va a aplastar. Logro alcanzarlo, y me monto en el carro y lo parqueo en planito, yo estoy tan asustada, tenía mucho miedo de ver que el carro lo aplastara -porque él ya no pudiera empujarlo más-
Cuando me bajo del carro, un señor de un establecimiento, se me acerca y me pregunta como muy discreto, casi en secreto: Su mamá compró una baraja del Tarot?
Y yo le respondo: No, es mía.

2 interpretaciones:

Niebla dijo...

Jajajaja, que bueno estuvo este sueño.

Muy apropiado mandar a tu mamá a comprar un taró, porque como vimos en otros sueños, la mamá es por lo general una representación de esa parte trascendente que se ocupa y preocupa por nosotros, que tiene ese sentimiento maternal hacia nosotros y se convierte en una vocecilla que nos advierte cuando estamos en peligro. Quien mejor que ella para comprar un buen taró para nosotros??

Lo de Emmanuel es simpatiquísimo, porque lo que hiciste fue deshacerte de tu parte intuitiva para quedar con la parte racional "abandonada" es decir, aprovechaste un momento de descuido de tu intuición, para montar un teatro al mejor estilo emocional, con susto, carreras y toda la cosa.

Emmanuel representa esa parte niña dentro de vos, de la que ya habíamos hablado en otro sueño y que exploras insistentemente formas para dejarla salir a flote en tu vida. Para utilizar el lenguaje del Taró, podrías imaginarte la carta 11 "la fuerza", porque es exactamente la imagen que tienes ahí. El niño indefenso, puede mover una mole, porque sabe que no es actuando contra la fuerza de la mole como logrará moverla, sino aprovechando la energía y la fuerza de la mole a su favor, ese convencimiento de que uno es todo poderoso es muy propio de la niñez, antes de que empecemos a ponerlos límites o a aceptar los que nos ponen los demás. Obviamente vos, racionalmente, te niegas a creer lo que ves, y corres a "salvar" a un niño que nunca corrió peligro.

Es importante el colofón, porque indica que tu parte racional de alguna forma entiende que el mapa que compró tu mamá es para que lo siga él y no la mamá... buenísimo buenísimo (estoy enROYado).

Klondike dijo...

Qué dicha que no fuiste al akelarre...
Aprendo mucho de tus artes brujísticas, son muy atinadas...